Las vitaminas son sustancias naturales que se encuentran en las plantas y animales, conocidas como nutrientes esenciales para el ser humano. El nombre vitamina deriva de “vital aminas”, ya que anteriormente se pensaba que estas sustancias eran todas aminas (compuestos químicos orgánicos que se consideran derivados del amoníaco). Las vitaminas no tienen valor energético y no pueden ser fabricadas por nuestro organismo. Se obtienen casi exclusivamente de la alimentación en muy pequeñas cantidades en relación con otros nutrientes. La necesidad de vitaminas varía según la especie, la edad del individuo, el nivel de crecimiento, la actividad diaria, la existencia de un estado de gestación, la situación de convalecencia de las enfermedades, entre otros.

 

Mecanismos de acción

El exacto mecanismo de acción de los antioxidantes aún no se conoce. Posiblemente los antioxidantes previenen el daño celular, eliminando los radicales libres y los oxidantes dañinos que se generan por la absorción de luz y por procesos metabólicos normales.

Una hipótesis es que el daño que ocurre en el cristalino y en la retina se debe al stress oxidativo sobre las proteínas, y en consecuencia, se produce una opacificación de las células del cristalino (catarata) y/o una degeneración macular en la retina.