Adaptación de Lentes de Contacto



Consulta realizada por optómetras especializados, quienes evaluarán su caso para obtener la fórmula refractiva adecuada y le aconsejarán sobre el material idóneo para la realización de sus lentes de contacto. Además, le enseñarán sobre su uso y cuidados y le acompañaran hasta lograr la adaptación ideal de los mismos.



Tipos de Lentes de Contacto

Lentes de Contacto Bifocales y Multifocales

Este tipo de lentes ha sido diseñado para ofrecer una buena visión a aquellas personas que han desarrollado presbicia.

Los lentes de contacto bifocales tienen dos poderes en el mismo lente. Los lentes de contacto multifocales tienen varios poderes en cada lente (similar a las gafas progresivas).

Ambos diseños pueden encontrarse en materiales blandos y rígido gas permeable. Algunos laboratorios ofrecen los lentes de contacto multifocales en material hidrogel de silicona para usarlos durante 30 días continuos.

Más Información...



Lentes de Contacto de Colores

Muchos de estos lentes de contacto se fabrican sin dioptrías de poder (neutros), otros con correcciones para astigmatismo y bifocales. Existen con tres características principales:


  • Lentes que realzan son los más adecuados para ojos de color claro. Se pueden utilizar para resaltar el color de los ojos naturales o añadir una sutil diferencia (por ejemplo de azul claro a verdoso). No es posible cambiar un color oscuro de ojos para aclararlos con este tipo de lente.
  • Lentes opacos para enmascarar es útil para cambios más drásticos y para ojos color café. Estos lentes a menudo se fabrican utilizando la matriz de puntos para emular el aspecto del iris humano y conseguir una apariencia más natural.
  • Lentes “Locos” cubren el ojo con una imagen especial como una estrella, símbolo del dólar, sonrisa u ojo de gato.


Lentes de Contacto Personalizados

Los lentes de contacto personalizados se utilizan en caso de que usted no pueda usar los lentes de contacto regulares, por problemas de irregularidad en la superficie de la córnea o astigmatismo muy alto (ejemplo: queratocono).

Con la nueva tecnología es posible fabricar lentes de contacto según sus necesidades en material blando o rígido gas permeable, con la finalidad de brindarle mayor confort y mejor agudeza visual.


Lentes de Contacto Desechables

Debido a que las proteínas, calcio, lípidos y otras sustancias que se encuentran naturalmente en la lágrima se depositan en los lentes de contacto, es necesario reemplazarlos con cierta frecuencia. A pesar de que pueden lavarse con sustancias especiales, ésta limpieza no es 100% efectiva. Algunos depósitos se quedan pegados a la superficie del lente y se incrementan con el uso.

El tiempo de recambio para cada lente es diferente, es por ello que usted debe entender la siguiente terminología:


  • Lentes desechables: significa que deben botarse al cumplir dos semanas, o menos.
  • Lentes de recambio frecuente: significa que deben desecharse mensualmente.
  • Lentes tradicionales (reusables): deben desecharse cada 6 meses o más.


Lentes de Contacto de uso extendido

Los lentes de contacto de uso extendido fueron aprobados por la FDA para usarse sin retirarlos durante siete (7) días seguidos o más, ya que permiten una mayor oxigenación de la córnea. Un nuevo material llamado Hidrogel de Silicona se utiliza para la fabricación de éstos lentes de contacto blandos “súper permeables”, y alguno de ellos son especialmente diseñados para usarse durante 30 días sin retirarlos.


Lentes de Contacto Gas Permeable

Los lentes de contacto Gas Permeable son rígidos, pero no deben confundirse con los antiguos lentes de contacto “Duros” que ya no se usan. Los lentes de contacto Duros se fabricaban con material PMMA antes del año 1971. Posteriormente, a finales de los años 70 se introdujo el lente Gas Permeable que incorpora silicona en su contenido, haciéndolo más flexible que el PMMA y permitiendo el paso de oxígeno a la córnea.

Los lentes de contacto Gas Permeable son extremadamente duraderos, retienen su forma original con el parpadeo (a diferencia de los lentes blandos), y están hechos con un material que no contiene agua, por lo que las partículas de lípidos y proteínas de la lágrima no se le adhieren.


Lentes de Ortoqueratología

Son lentes de contacto diseñados para cambiar la forma de la córnea y así corregir temporalmente los defectos visuales de miopía, hipermetropía y astigmatismo. La técnica consiste en remodelar la superficie de la córnea, utilizando lentes especiales todas las noches para ver nítido durante el día.


Lentes de Contacto Protésicos

Los lentes de contacto protésicos permiten esconder los daños evidentes de la superficie ocular. Después de un trauma penetrante en el ojo, una mancha blanca en la córnea o irregularidades en la pupila; es posible acudir a OFTALMOVER para que le adapten un lente de contacto protésico que disimulará los cambios oculares.

Estos lentes están disponibles en diferentes colores para coincidir con el tono de su iris, en material blando o gas permeable, y en diseños personalizados.


Lentes de Contacto Tóricos

Los lentes de contacto tóricos han sido fabricados para corregir astigmatismos leves y moderados. Son más costosos que los lentes regulares y están diseñados con dos poderes en su interior: uno para el astigmatismo y el otro para la hipermetropía o miopía.



¿Son los lentes de contacto malos para mis ojos?

La respuesta a ésta pregunta es: depende de usted. Los lentes de contacto han sido populares durante décadas, y el riesgo de dañar los ojos con ellos es muy bajo si usted sigue las advertencias y recomendaciones de su oftalmólogo.

Se sabe que los lentes de contacto reducen la cantidad de oxígeno que le llega a la superficie anterior transparente del ojo (la córnea), incrementando de esta manera el riesgo de producir problemas en sus ojos. Algunas de las complicaciones incluyen: abrasiones en la córnea, infecciones oculares, ojo seco y úlceras en la córnea. Algunas de estas complicaciones pueden causar pérdida visual permanente.

Al iniciar el uso de lentes de contacto, usted debe comprometerse con su oftalmólogo para asistir a controles regulares. Así podrá saber si puede usar lentes de contacto de uso prolongado o sólo durante pocas horas del día.

Siempre debe tener un par de gafas en casa para sustituir los lentes de contacto en caso de problemas. Si usted presenta alguno de éstos signos o síntomas en sus ojos, retire de inmediato los lentes de contacto y pida una cita con los optómetras de OFTALMOVER:


  • Si sus ojos se enrojecen o irritan, usted puede estar desarrollando ojo seco o una infección con sus lentes de contacto.
  • Si la visión no es tan clara como la primera vez, sus lentes de contacto pueden estar sucios o sus ojos pueden estar hinchados por la falta de oxígeno.
  • Si sus ojos se sienten incómodos, puede tener una abrasión en la córnea, una úlcera en la córnea, un cuerpo extraño en el ojo, una infección ocular o alguna irregularidad en el borde del lente.



¿Puedo utilizar maquillaje con mis lentes de contacto?

Si usted usa lentes de contacto y desea maquillarse, debe tener mucho cuidado ya que los restos de maquillaje en los ojos son muy molesto, y con lentes de contacto aún peor. Siga éstos tips para mantener sus ojos claros y confortables después del maquillaje:


  • Colóquese los lentes de contacto antes de maquillarse. Siempre lave bien sus manos antes de tocar los lentes de contacto, recuerde que puede transferir aceite, cremas y lociones a sus lentes de contacto.
  • Solo use maquillaje anti-alérgico, productos amigables para los ojos que no produzcan enrojecimiento y rasquiña después de aplicárselo.
  • Las sombras en crema, tienden a caer menos en los ojos que los polvos. Sin embargo, las cremas pueden irritar los ojos sobre todo si caen dentro de ellos.
  • Prefiera siempre los productos acuosos que los oleosos.
  • Si usted prefiere las sombras en polvo, cierre sus ojos durante la aplicación y luego quite cualquier exceso de sombra antes de abrir los ojos.
  • Nunca aplique lápiz delineador entre sus pestañas y su ojo, siempre colóquelo entre las pestañas y el párpado, lo más alejado posible de sus ojos.
  • Para retirar el maquillaje, primero lave y seque adecuadamente sus manos, retire sus lentes de contacto con cuidado de no hacer contacto con el maquillaje, y por último aplique el removedor de maquillaje para sus ojos.
  • Recuerde cambiar su maquillaje de ojos al menos cada 3 meses. No utilice polvos viejos porque con el tiempo las bacterias se acumulan en el maquillaje y en sus ojos, causando infecciones como blefaritis o conjuntivitis. Tampoco comparta su maquillaje con otras personas.


¿Lentes de contacto al derecho o al revés?

Muchas de las personas que usan lentes de contacto por primera vez, e inclusive aquellos con algo de experiencia, tienen dudas y preguntas sobre su adecuado manejo.

El truco esta en revisar los lentes de contacto sobre su dedo índice y acercarlo a sus ojos. Si el lente de contacto toma la forma de una “U” con los bordes hacia afuera, entonces esta al revés, pero si el lente toma solo la forma de una simple “U” estará derecho y listo para ser colocado en el ojo.

Algunos lentes de contacto tienen una marca de láser en su superficie anterior, como por ejemplo: el nombre del fabricante en el borde. Si puedes leer correctamente la palabra, entonces el lente de contacto estará derecho.

En caso de colocarse el lente de contacto al revés, usted no debe preocuparse ya que sentirá el lente incómodo, pero no hará daño en su ojo.

Mostrar Menos...

Soy usuaria de gafas y lindas monturas desde hace 3 años, me encanta combinarme el color de mis gafas con mi ropa y zapatos. Siempre le pido a mis primas de Miami que me manden monturas novedosas, pero desde que conocí la óptica chic de OFTALMOVER quedé enamorada porque tienen unas monturas súper modernas, diseños a la moda y la asesoría de los doctores es maravillosa.

Patricia Hernández



Gafas: Lentes Oftálmicos



Cuidados para limpiar sus gafas

Los lentes se han de limpiar frecuentemente, por lo general bastará con un paño suave o de gamuza dependiendo del material en que estén fabricados los lentes, otras veces exigen una limpieza especial.

Los lentes sometidos a tratamiento anti-reflejo se ensucian con mayor facilidad, su limpieza en seco es más difícil. En estos casos, es conveniente lavarlos con agua y jabón líquido con PH neutro.

Los lentes orgánicos o plástico óptico también requieren un lavado profundo, ya que aconsejan el uso del agua para eliminar el polvo de su superficie. Estas partículas de polvo, en una limpieza en seco, actuarían de abrasivo rayando su superficie, por eso en la actualidad se recurre a recubrimientos especiales anti-rayado cada vez más perfeccionados, capaces de proporcionar un grado de dureza casi igual al de los lentes minerales.

Más Información...



Diferencia entre tratamiento fotocromático, anti-reflejo y anti-rayas

Tratamiento fotocromático

El efecto fotocromático es aquel que hace más oscuro ciertos materiales transparentes cuando percibe la luz directa del sol o de una fuente lumínica. Las lentes fotocromáticos son muy utilizados para evitar el exceso de luz en los ojos. Los vidrios fotocromáticos son más caros que los vidrios de lentes normales. Usualmente son recomendados para personas mayores cuya retina no está acostumbrada a cambios drásticos de luz o para personas que deben usar lentes todo el día. El fenómeno fue descubierto a finales de la década de los 1880s, gracias a los trabajos de Markwald, que fue quién estudió el cambio reversible de color de las sustancia 2,3,4,4-tetracloronaftaleno-1 en estado sólido.

Los lentes con efecto fotocromático permanecerán desactivadas (claro) en interiores con luz artificial, mientras que en exteriores expuestos a la luz ultravioleta se activan (oscurece). El porcentaje de oscurecimiento también es dependiente de las condiciones de temperatura, ubicación geográfica, altitud, etc.


Tratamiento anti-reflejo

El tratamiento anti-reflejo aplicado en la parte de adelante y atrás de los lentes formulados, reduce enormemente la luz que se refleja en las superficies de los lentes. Como resultado, los ojos se ven más claros detrás de los lentes, la visión es más definida y el resplandor de los objetos reflejados se elimina casi por completo. Además, si usted usa lentes con mucho aumento, el tratamiento anti-reflejo hace que sus ojos parezcan más naturales.

El tratamiento anti-reflejo consiste en aplicar capas calibradas de óxidos metálicos en la superficie de adelante y atrás de los lentes. Cada una de estas capas está diseñada para bloquear el reflejo de la luz. Esto incluye el resplandor, los reflejos molestos y los “halos” borrosos que generalmente se ven alrededor de las luces en la noche.

Tenga especial cuidado en usar solamente los limpiadores que le recomiende su oftalmólogo, ya que el diseño de los tratamientos anti-reflejo es delicado. También resultan efectivos para las gafas de sol, pero como regla general sólo deben aplicarse en la parte de atrás de estos lentes para eliminar el resplandor que se refleja alrededor de los costados del armazón.


Tratamiento anti-rayas

Las capas anti-rayas están destinadas y formuladas para otorgar a los cristales orgánicos una mayor resistencia frente a las rayaduras, consiguiendo de esta forma prolongar la vida útil de este tipo de lentes. Recuerde que estos lentes deberán tratarse con cuidado y delicadeza, la capa anti-raya sólo tiene un efecto protector, disminuyendo la cantidad de rayas. Los mismos cristales minerales son susceptibles de sufrir rayones.



Lentes Bifocales o Progresivas

Cada vez es más frecuente la indicación de lentes progresivos para sus gafas; sin embargo, no todos se adaptan a ellas fácilmente.


Lentes Bifocales

En un lente bifocal, el poder para visión lejana se coloca encima del poder para visión cercana, el punto de unión se manifiesta como una línea divisoria muy visible ya que se produce un cambio brusco de potencias y se crean campos completamente separados para visión de lejos y de cerca. Por esta razón los usuarios de lentes bifocales se quejan de “saltos de imagen” al cambiar la mirada de visión lejana a cercana y viceversa.

Los lentes bifocales no tienen potencias para visión intermedia, en el lugar donde esta se tendría que producir es precisamente donde se sitúa la línea divisoria que hemos mencionado. En este punto intermedio la imagen es borrosa y doble, las líneas verticales y horizontales aparecen interrumpidas y se observa un desplazamiento de la imagen cuando el ojo traspasa la línea divisoria, esto explica los “saltos de imagen” al que refieren los usuarios de lentes bifocales.


Lentes Multifocales o Progresivos

En un lente progresivo, una serie de poderes se mezclan para conectar la visión lejana, intermedia y cercana sin separaciones visibles. Esto crea una suave progresión de potencias que conecta la zona de visión lejana ubicada en la parte superior del lente, pasando por la zona de visión intermedia en la parte central, hasta la zona de visión cercana en la parte más inferior.

Al no sufrir cambios bruscos de potencia ni tener líneas divisorias perceptibles, proporcionan una visión más clara, confortable y continua a cualquier distancia sin los molestos saltos de imagen de los lentes bifocales. La gran ventaja estética de éstas gafas es que no se puede distinguir fácilmente que el usuario lleva lentes para presbicia.

Los lentes bifocales no tienen potencias para visión intermedia, en el lugar donde esta se tendría que producir es precisamente donde se sitúa la línea divisoria que hemos mencionado. En este punto intermedio la imagen es borrosa y doble, las líneas verticales y horizontales aparecen interrumpidas y se observa un desplazamiento de la imagen cuando el ojo traspasa la línea divisoria, esto explica los “saltos de imagen” al que refieren los usuarios de lentes bifocales.



Lentes positivas, negativas o tóricos


Lentes convergentes o positivos

Están indicados para la corrección de la hipermetropía, la presbicia y afacos (operados de cataratas sin lente intraocular).

Este tipo de lentes provoca una desviación convergente de los rayos luminosos que le atraviesan y las imágenes se perciben de mayor tamaño. El grosor de éste lente es mayor en la porción central que en la periferia, y al observar los ojos de una persona usuaria de lentes positivos estos se verán de mayor tamaño.


Lentes divergentes o negativos

Están indicados para la corrección de la miopía. Como su nombre lo indica, estos lentes provocan una desviación divergente de los rayos luminosos que lo atraviesan y a diferencia de los convergentes las imágenes que se perciben serán de menor tamaño, por esta razón los ojos de los miopes vistos a través de sus gafas se verán más pequeños que su tamaño real. El grosor de los lentes es menor en la parte central y mayor en la periferia, ya que se trata de lentes cóncavas.


Lentes cilíndricos y tóricos

Con este tipo de lentes se corrige el astigmatismo, compensando el alargamiento de los puntos de luz que se producen en este defecto refractivo.

Un lente cilíndrico se puede comparar con un vaso lleno de agua, si miramos a través de él, los objetos situados por detrás aparecen alargados, este es el efecto típico del astigmatismo y su eje estaría en la línea vertical del vaso.

Cuando un lente cilíndrico se tiene que combinar con un lente esférico, ya sea porque además de astigmatismo el paciente padezca de hipermetropía o miopía, el lente resultante de esa combinación se denomina tórico.



¿Necesita gafas para conducir de día?

Si vamos a utilizar gafas para la conducción, estas no deben absorber más del 20% de luz, y no deben emplearse de noche. Las degradadas son muy adecuadas puesto que la parte superior es oscura, evitando que el cielo deslumbre, mientras que la parte inferior es más clara para centrar la atención en la vía. Además es recomendable el cristal polarizado para eliminar reflejos de la carretera y entorno.



¿Qué material usa para sus gafas?

Las gafas, también conocidas como lentes o anteojos, son un instrumento óptico formado por un par de lentes sujetadas a un armazón que se apoya en la nariz mediante un arco y dos brazos que ayudan a sostenerlas en las orejas.

Son una combinación de dos productos los lentes y la montura, que el oftalmólogo u optómetra adapta a sus pacientes de acuerdo a la corrección precisa en cada ojo, su distancia interpupilar y altura focal. Se usan principalmente para compensar defectos visuales, tales como la miopía, hipermetropía y el astigmatismo.

Anteriormente, los lentes de las gafas eran fabricadas en vidrio, sin embargo, hoy en día se utilizan otros materiales más livianos y resistentes, tales como los polímeros orgánicos y el policarbonato. Entre ellos:


  • Cristal mineral (crown): Presentan una mayor dureza y mejor resistencia a las ralladuras; sin embargo, son más pesados y tienen una baja resistencia al impacto. Existen diferentes lentes con distintos índices de refracción, dependiendo de los espesores de borde o de centro, los índices de refracción más habituales son 1.53, 1.6, 1.7, 1.8 y 1.9.
  • Material orgánico: Se trata de un polímero plástico. Los lentes de este material son más flexibles y resistentes que los de cristal mineral, además que su peso se reduce hasta en un 50%; sin embargo, su resistencia a las ralladuras es menor, aunque actualmente existen tratamientos superficiales que permiten mayor dureza. Es adecuado para niños y actividades deportivas. Al igual que el cristal mineral existen diferentes índices de refracción, los más comunes en el material orgánico son 1.5, 1.6, 1.67, 1.7 y 1.72. Así, a mayor índice de refracción, más finos quedarán los lentes, y por tanto muchísimo más estéticas. Es uno de los grandes logros de la óptica moderna. El lente ideal sería aquel en el que se consiguiera un alto índice de refracción con un material de baja densidad y que a la vez conservara sus cualidades ópticas intactas.
  • Policarbonato: Los lentes de policarbonato son aún más delgadas y livianas que los orgánicos, además de que su índice de reflexión es menor, por lo que son menos oscuros; son muy resistentes a los impactos e ideales para actividades deportivas.

Mostrar Menos...

La óptica de OFTALMOVER tiene gran variedad de precios y modelos, además son precios solidarios en comparación con otras ópticas. Allí compré mis monturas con tratamiento transition y unos estuches para los lentes de contacto de mis hijas.

Jorge Ramiro González



Monturas



¿Cuántos filtros puedo aplicarle a mis gafas oscuras?

Es importante que usted conozca las características de las gafas protectoras a la hora de elegirlas. El equipo de OFTALMOVER les da aquí algunos consejos:


Filtros de Color

Estos simplemente reducen la cantidad de luz visible que alcanza el ojo evitando el deslumbramiento. Los filtros de color se clasifican según la norma ISO 8980-3 en cinco categorías (0-4) de menor a mayor protección. También evitan parte de los rayos UVA y UVB con más eficacia cuanta más alta es la categoría.

Más Información...




Filtros UV

Estos absorben la totalidad de los rayos UVA y UVB. No van asociados necesariamente a una lente coloreada. Las gafas formuladas, por ejemplo, pueden ser tratadas de modo que filtren la luz ultravioleta y sin embargo sean incoloras (transparentes a la luz visible).


Lentes polarizados

La luz solar vibra en todos los planos, lo que significa que no está polarizada. Cuando la luz se refleja en algunas superficies como el agua, la nieve, la carretera, etc., se polariza, es decir vibra en un sólo plano, generalmente horizontal. Esta luz polarizada acumulada es especialmente molesta aun con los filtros de color, pero se eliminan fácilmente si el cristal está polarizado, de modo que se detiene el componente horizontal de la vibración. Son recomendables para conducir, esquiar, practicar deportes acuáticos, entre otros.


Filtros de luz azul (HEV)

La banda del espectro visible de alta energía correspondiente al violeta y al azul también resulta dañina a largo plazo con efectos de envejecimiento y degeneración macular. Estos filtros de luz azul reducen parte de estas frecuencias, pero no totalmente para permitir la percepción correcta de los colores. Para fabricar los filtros de luz azul se puede emplear la melanina, que es el pigmento natural que producimos para nuestra piel, pelo y ojos como protección contra la radiación. Con estos filtros se ve con mejor contraste mejorando así la visión. Anteriormente a la aplicación de la melanina se empleaban lentes amarillas.


Tratamientos anti-reflejo

La luz que incide desde atrás se puede reflejar en la cara interna de la lente y llegar a resultar molesta. Para evitarlo se pueden aplicar tratamientos anti-reflejo.


Lentes de alta curvatura

En este caso hablamos de la geometría de las gafas. Se trata de que tengan la curvatura necesaria para que se adapten a la forma de la cara y reduzcan la cantidad de rayos laterales y traseros que alcanzan la superficie interior de los lentes; además permiten una visión panorámica y protegen los ojos del polvo. Son especialmente indicadas para practicar deporte.


Lentes fotocromáticas

Se trata de cristales que se adaptan a la radiación UV del ambiente, oscureciéndose proporcionalmente al ultravioleta que reciben.


Espejados

Los espejos reflejan gran parte de la luz impidiendo que llegue al ojo. Son adecuadas para ambientes deslumbrantes como la nieve, el mar, etc., especialmente los espejos oscuros.


Protección a altos impactos

Si usted practica deportes o visita con regularidad ambientes al aire libre, no está exento a traumas oculares. Ahora existen cristales resistentes a impactos de alta y baja velocidad, como los nuevos modelos de Oakley.


Tratamientos hidrofóbicos

Inclusive las mejores gafas del mundo no pueden hacer su trabajo si están cubiertas de agua, aceite o polvo. Con el tratamiento hidrofóbico en su superficie es posible evitar las manchas de aceite por lociones y protectores solares, huellas digitales y partículas de polvo.



Gafas de sol y exposición solar

Las gafas de sol son esenciales para reducir la radiación de luz visible, impedir el paso de la radiación ultravioleta, eliminar los reflejos molestos, aumentar el contraste, proteger los ojos del medio ambiente y mejorar su estética facial.

Se sabe que utilizar gafas de mala calidad es más perjudicial que no llevar nada ante los ojos. La Organización Mundial de la Salud advierte que el deterioro de la capa de ozono va a incrementar el número de casos de cataratas y degeneración macular. A continuación encontrará una serie de recomendaciones que OFTALMOVER desea que usted conozca sobre las gafas de sol.

El riesgo a sufrir daños por exposición solar varía con:


  • La altitud: a mayor altitud, menos atmósfera para protegernos y por tanto más radiación.
  • La latitud: cuanto más cerca del ecuador se encuentre, mayor peligro. Por otro lado, el agujero en la capa de ozono, especialmente el localizado a nivel del Polo Sur, incrementa considerablemente el riesgo en las regiones antárticas a pesar de su distancia al ecuador.
  • La estación: en el hemisferio norte, junio y julio son los meses más peligrosos. En el sur el riesgo es mayor en diciembre y enero.
  • La hora: entre las 10am y las 2pm se concentra el máximo de radiación.
  • La nubosidad: las nubes no nos protegen, de hecho dejan pasar el 90% de la radiación ultravioleta. Es un error pensar que podemos prescindir de las gafas de sol un día de verano sólo porque está nublado y la luz molesta menos.
  • El entorno: la radiación se incrementa un 20% en la arena, un 30% en el agua y un 90% en la nieve.
  • La edad: cuidado con los niños, cuyos ojos son especialmente vulnerables al sol. Hasta los 18 años de edad el cristalino está en permanente desarrollo, por lo que es necesario usar protección adecuada.
  • El color de los ojos: las personas de ojos claros tienen menos protección natural.



Marco, armazón o montura

Originalmente las monturas eran fabricadas en hierro o en acero, posteriormente comenzaron a usarse resinas para reducir el peso de ellas; sin embargo, éstas resultaban demasiado rígidas y tendían a romperse con los impactos y torsiones.

Actualmente las monturas de sus gafas, se fabrica en aleaciones de aluminio, titanio o acetato de celulosa, lo que las hace extremadamente ligeras, de alta calidad y máximo confort para el usuario. Por este motivo, sea cual sea el material empleado en su fabricación, éste es delicado y sensible a los golpes y muy especialmente a las presiones.

Evite dejar sus gafas en lugares “peligrosos” tales como sillas, sillones, camas, asientos de automóviles y otros, donde fácilmente puedan dañarse al ser aplastados involuntariamente. Si las dejamos sobre una mesa o un escritorio nunca debemos ponerlas apoyadas sobre los lentes para evitar que se rayen. Si la montura o los lentes son de material plástico, jamás se podrán dejar cerca de fuentes de calor intenso, o dentro del carro a pleno sol con las puertas y ventanas cerradas.

Al llevar sus gafas en un bolsillo, bolso o cartera, use siempre el estuche y evite ponerlos junto a objetos que pudieran afectarlos con su presión. Si su armazón, a pesar del cuidado que usted ponga, sufre alguna deformación o desperfecto, no trate de repararlo y consulte de inmediato con los optómetras de OFTALMOVER que le orientarán sobre dónde puede realizar la reparación que sea necesaria a un mínimo costo.

Para el aseo de la montura, es recomendable lavarlos diariamente o al menos una vez por semana con un detergente o jabón suave y agua tibia con la finalidad de limpiarlos profundamente y liberarlo así de impurezas. Luego de enjuagar con agua corriente, tome el anteojo por el aro del cristal y séquelo cuidadosamente con un paño suave de iguales características al entregado con el estuche. De este modo sus lentes estarán en condiciones adecuadas para enfrentar la jornada diaria. Evitará así el resecamiento y resquebrajamiento prematuro del material.

En el caso de monturas metálicas, evite el contacto del metal con la piel, la transpiración produce una reacción química que corroe el metal. En caso que esto suceda, acuda a OFTALMOVER para proceder a una adaptación adecuada.


  • Montura de bisagras rígidas
    Si la montura de sus gafas está provista de bisagras rígidas, procure no forzarlas abriendo más allá de lo permitido por los brazos del mismo. Al colocarse o quitarse las gafas, usted debe usar ambas manos, tratando de deslizar la montura de forma pareja y recta, hasta que los brazos del mismo descansen sobre las orejas. Por ningún motivo ejerza presión lateral sobre los brazos ya que las bisagras se dañarán.
  • Montura de bisagras articuladas o de resorte (FLEX)
    Si la montura de sus gafas es de tipo articulado o de resorte, podrá colocárselas y quitárselas con mayor facilidad, pues esta articulación permite que cada uno de los brazos se abra más o menos 15 grados; así, usted podrá manejarlas con un brazo antes que el otro sin forzar las bisagras. Sin embargo, debe cuidar de no exceder el ángulo máximo de la articulación o bisagra, ya que estaría ejerciendo una presión excesiva sobre ella, lo que podría dañarla. A fin de evitar presiones o palancas indebidas, procure tomar siempre las gafas con ambas manos, lo más cerca posible de los aros del marco.



¿Qué gafas de sol debo comprar?

No todas las gafas de sol proporcionan el mismo nivel de protección. Unas buenas gafas de sol con una protección eficaz deberían absorber tanto los rayos UV-A como los rayos UV-B. Si bien todas las gafas de sol bloquean la radiación UV-B, unas buenas gafas también debería poder absorber entre un 99 y un 100% de los rayos UV-A.

Elija gafas grandes que se adapten bien a sus ojos. Para evitar que la luz del sol llegue a los ojos por los laterales de las monturas, utilice gafas de tipo envolvente.

Las gafas de sol sin garantía (que no disponen de una certificación de protección UV-A/UV-B) pueden causar aún más daño en tus ojos, porque los cristales oscuros hacen que las pupilas del ojo se dilaten, permitiendo que una mayor cantidad de rayos UV-A penetren y dañen la retina y el cristalino del ojo.



¿Qué son los rayos de sol ultravioleta?

El sol emite radiaciones electromagnéticas en una amplia banda de frecuencia que va desde los Rayos Ultra Violetas (UV) hasta los infrarrojos. La frecuencia de estas radiaciones se mide en nanómetros (nm), y solo aquellas frecuencias que se encuentren entre 380 nm y 780 nm son visibles por el ojo humano. Según su longitud de onda, estos rayos son distinguidos por nuestros ojos de diferentes colores. Por ejemplo: una longitud de onda entre 400 – 450 nm será vista de color violeta, y otra alrededor de los 750 nm será vista de color rojo.

Por debajo de los 400 nm, se encuentran los Rayos Ultra Violeta (RUV) cuyo espectro abarca desde los 400 hasta los 100 nm y por supuesto no la podemos ver. De acuerdo a su longitud de onda, los RUV se dividen en:


  • Radiación UV-C (100 nm a 290 nm): son los más peligrosos, y afortunadamente la capa de Ozono evita que estos alcancen la superficie de la tierra.
  • Radiación UV-B (290 nm a 320 nm): si estos rayos atraviesan la atmósfera, serían los más perjudiciales para la salud, y los principales responsables del daño ocular.
  • Radiación UV-A (320 nm a 400 nm): atraviesan la atmósfera con más frecuencia, son menos dañinos, pero también son preocupantes.


¿Qué daños ocasiona la luz ultravioleta?

Radiación UV-C (100 nm a 290 nm): estos rayos son los más peligrosos y sus efectos biológicos van desde la acción germicida hasta la alteración de proteínas, ácidos nucleicos y otros materiales biológicos complejos. Una mínima proporción de estos rayos en la superficie de la tierra bastaría para provocar un aumento considerable de cáncer de piel, alteraciones del sistema inmunológico, cataratas en los ojos, y graves daños en otras áreas como la agricultura. Esta radiación no se encuentra normalmente en la superficie de la tierra, solamente la hallamos en fuentes artificiales como lámparas ultravioletas germicidas o en el arco de soldadura.

Radiación UV-B (290 nm a 320 nm): Los rayos UV-B son causantes de quemaduras de piel con eritema doloroso y ampollas. Si una persona se expone durante mucho tiempo a estos rayos, tendrá mayores posibilidades de adquirir cáncer de piel. A nivel ocular los rayos UV-B favorecen la opacificación del cristalino dando origen a las cataratas.

Radiación UV-A (320 nm a 400 nm): producen el bronceado de la piel y las reacciones de fotosensibilidad. Esta radiación también es emitida por las llamadas “luces negras”, usadas en los salones de bronceado.


¿Cómo se defiende el ojo frente a la luz ultravioleta?

La radiación comprendida entre 290 nm y 100 nm (UV-C) es absorbida por la capa de ozono de la estratosfera, el resto de la radiación entre los 290 nm y los 400 nm (UV-B y UV-A), llega a la superficie terrestre, con muchas posibilidades de ocasionar daños a las personas. Para defenderse de esa radiación, además de los párpados y las pestañas, el ojo humano cuenta con algunas estructuras que bloquean gran parte de esos rayos, logrando que muy pocos de ellos puedan alcanzar la retina. La córnea y el cristalino absorben la mayor parte de la radiación UV-B y UV-A. La porción que no es absorbida, será transmitida y podrá afectar la retina, que es el tejido más sensible y esencial de nuestro sistema visual.

La córnea absorbe casi el 100% de UV-C, pero la transmisión aumenta rápidamente para la radiación de mayor longitud de onda, por ejemplo: de los rayos de 320 nm sólo el 40% es absorbido por la córnea; el resto se transmite hacia el interior del ojo. Por su parte, el cristalino de un adulto, absorbe la mayoría de los RUV, principalmente aquellos que están por debajo de los 370 nm. En una persona adulta, menos del 1% de la radiación entre 320 y 340 nm y solo el 2% de la radiación de 360 nm llega a la retina.


¿La luz ultravioleta puede causar daños oculares?

Córnea: los rayos UV-C emitidos por el arco de la soldadura pueden causar una queratitis superficial (inflamación de la córnea) si los soldadores no usan protección. También los UV-B pueden provocar esta queratitis, como suele ocurrirle a los esquiadores en la nieve. Esta lesión corneal provoca fotofobia y una sensación de arenilla dentro de los ojos que suele mejorar permaneciendo con los ojos cerrados durante unas 12 horas. Este cuadro puede evitarse usando los lentes protectores correspondientes.


Conjuntiva: sobre esta capa superficial del ojo, los Rayos UV pueden causar un pterigion, que es una membrana vascularizada que invade la córnea y progresa hacia la pupila, o una pingüecula, lesión de color amarillento cerca del limbo corneal. Diversas investigaciones afirman que los UV-A y UV-B son causantes de estas lesiones, y son más frecuentes en aquellos que viven en zonas tropicales o regiones templadas muy soleadas.


Cristalino: las cataratas (opacificación del cristalino), son originadas por los rayos UV-B, y se observan con mayor frecuencia en las personas que viven en zonas ecuatoriales o zonas elevadas. Esto se explica porque los rayos solares inciden perpendicularmente sobre la zona ecuatorial, lo cual aumenta la intensidad de la radiación de UV-B. Las evidencias epidemiológicas acerca de la relación causal entre rayos UV y catarata, nos permite asegurar que la protección contra estos rayos no solo es conveniente sino necesaria para evitar el desarrollo de la catarata senil.


Retina: a pesar de que el cristalino y el epitelio pigmentario protegen en gran medida a la retina, hay radiaciones que la afectan, como en la típica “quemadura” de los fotoreceptores de la retina foveal, por ver un eclipse solar sin la protección adecuada. También hay estudios que aseguran la relación causal entre la radiación solar y la degeneración macular relacionada con la edad.


¿Los rayos reflejados también son peligrosos?

El concepto de reflectividad de los rayos sobre las distintas superficies de la tierra, es muy importante, ya que el porcentaje de radiación UV-B reflejada sobre el pasto o la tierra (menos del 5%), es muy inferior a la que podríamos recibir en una zona nevada (mayor del 80%).El agua nos refleja un 20% aproximadamente, el suelo arenoso y el cemento entre el 7 y el 18%. Los escaladores de montañas y los esquiadores corren serios riesgos debido a la menor protección atmosférica y también a la alta reflectividad de los rayos sobre la superficie nevada o con hielo.

Mostrar Menos...